Edificios emblemáticos, Pasaporte cultural

Una joya en el centro de la ciudad, El Palacio del Marqués de Dos Aguas

Interior del Palacio del Marques de dos aguas

palacio de dos aguas

Una vez más, os vamos a contar algo interesante de la ciudad de Valencia. En este caso os vamos a contar un poco más sobre el Palacio del Marqués de Dos Aguas.

En cuanto a la historia este edificio fue propiedad de los Rabassa de Perellós, quienes fueron nombrados marqueses de Dos Aguas en 1699 por el rey Carlos II. Después de que ocurriera esto, durante los siglos XVIII y XIX fue reformado varias veces. La primera vez, aproximadamente en 1740, se inicia su primera reforma en el Palacio, esta reforma le dio un aspecto de renovación ya que destacaba sobre los demás palacios.

Dicha reforma lo convirtió en un edificio de planta cuadrangular irregular, organizado en torno a un patio y con torres en todas sus esquinas, lo que lo hacía bastante llamativo para la época. En cuanto a su fachada, lo más destacado era su entrada ya que tiene una escultura hecha en alabastro, que es una roca procedente de la provincia de Valencia, presidida por la Virgen del Rosario.
Durante el siglo XX, fue declarado monumento histórico-artístico y fue comprado por el Estado para exponer la colección de cerámica donada por Manuel González Martí. A partir de entonces tuvo numerosas reformas, hasta la reforma actual, que finalizó en el año 1998.

Palacio del Marqués de Dos Aguas

Actualmente, el edificio ha pasado a ser el Museo Nacional de Cerámica y de las Artes Suntuarias González Martí debido a la donación que he mencionado anteriormente. Cuando obtuvo dicha donación, el palacio recibió innumerables visitas durante siete años, por lo que viendo el éxito que tenía, se dispuso que pasara a ser un museo donde se exhibiera colecciones con especial interés en la tradición valenciana y sus autores autóctonos.
En la planta baja, pasando el vestíbulo, se encuentra el “patio de carruajes” que, como su nombre indica, era el patio donde se guardaban los carruajes. Actualmente se encuentra allí la “Carroza de las Ninfas”, una obra fechada en 1753, sin duda es una de las mejores carrozas que existen debido al diseño de ésta.
Además de esto, la planta baja está destinada a recorrer las antiguas habitaciones de los marqueses, conteniendo mobiliario original, lo que es una reliquia, además de poder contemplar pinturas y objetos variados como son jarrones, relojes, etc. como complemento de la exquisita decoración del palacio.

Interior del Palacio del Marques de dos aguas

Respecto a la segunda planta, se ha dedicado a la exhibición de cerámica de uso o adorno o como elemento arquitectónico. Destacan la colección de cerámica medieval cristiana procedentes de Manises y Paterna, que son cerámicas de la antigüedad griega, íberas y romanas. Además de la primera colección donada por su fundador González Martí, la cual está expuesta en las diversas salas de esta segunda planta.

El Palacio, o Museo de Cerámica, se encuentra entre las calles Poeta Querol (antigua plaza Villarrasa y María de Molina), rinconada entre Federico García Sanchiz (antigua calle de la abadía de San Martín) y calle de San Andrés en la ciudad de Valencia. Sin duda alguna, poder tener y conservar museos de estas características es un orgullo para todos, ya que ha requerido esfuerzo durante muchísimos años. Por lo que si viajas a Valencia y te gustan los museos, no olvides visitarlo.

Previous ArticleNext Article
Amparo Miravet es una joven graduada en Comunicación Audiovisual y Traducción y Mediación Interlingüística. Gracias a su ambición profesional consigue todo lo que se propone.