Ocio y tiempo libre

Mejor con nieve: 5 pueblos de la Comunidad Valenciana que te sorprenderán en invierno

snow in Valencia

¿Nieve en la Comunitat Valenciana?, ¿imposible? En el último siglo y medio numerosas nevadas han sacudido el Levante español. Mención especial merecen las históricas de 1885, 1946 y 1960, con casi treinta centímetros de manto de nieve, que convirtieron algunas de sus localidades en pequeñas «Moscús». Sin embargo, no hacen falta inviernos atípicos para disfrutar de un fin de semana blanco en la Comunitat. Bocairent, Morella, Xátiva o Guadalest son algunos de los pueblos de Valencia con nieve que no podemos dejar de visitar.

 

Si te preguntas dónde hay nieve en la Comunidad Valenciana, debes tomar nota de los siguientes municipios, porque no pueden faltar en el itinerario de los amantes del turismo invernal. ¿Te animas a descubrir estos paraísos blancos?

Morella

Son muchos los atractivos de la capital de los Puertos de Morella, que encontraremos sin dificultad en cualquier guía turística: sus murallas medievales, las pinturas rupestres de sus cuevas, sus iglesias y edificios históricos, etc. Pero también la nieve constituye una razón de peso para visitarla en invierno, cuando sus paisajes se cubren de blancor, y el trineo y los esquís sustituyen a la bicicleta. Con toda seguridad, uno de esos pueblos de Valencia que merece la pena visitar al menos una vez.

Bocairent

Esta localidad, enclavada en la comarca de la Vall d’ Albaida, ofrece un aspecto imponente durante los meses de invierno, cuando las ocasionales nevadas blanquean los senderos y riberas, pudiendo verse aquí y allá las actividades de excepción propias de esta época: construcción de muñecos de nieve, alguna que otra batallas de bolas, etc. Claro está, Bocairent es mucho más que eso, como demuestra su Barrio Medieval y otras maravillas presentes en su casco antiguo, declarado Conjunto Histórico-Artístico. Desde luego, quienes se pregunten qué ver en Valencia, tienen una cita con este bellísimo pueblo.

Guadalest

En el seno del Valle de Guadalest encuentra su sitio este municipio, tierra de contrastes en todos los sentidos, incluida la meteorología. Sus casi 300 días de sol al año chocan durante la estación invernal con nevadas de intensidad variable, que llegan a blanquear las cumbres y las laderas del entorno. Sin lugar a dudas, un poderoso atractivo que debemos sumar al Castillo de San José del siglo XI.

Xátiva

Como probablemente sepas, la totalidad del municipio de Xátiva (y no sólo su impresionante castillo amurallado) fue nombrado Conjunto Histórico-Artístico hacia 1980 por la riqueza de su patrimonio. Aunque la nieve es un invitado más o menos habitual en esta localidad valenciana, lo más recomendable es hacer una excursión por sus alrededores montañosos, donde cuaja con mayor facilidad. Vale la pena recordar que, para los gourmets más exigentes, los restaurantes de Xátiva ofrecen una paella de exquisito sabor, cuya degustación constituye una de esas experiencias increíbles que sólo descubrirás en la Comunitat Valenciana.

pueblos-valencia-con-nieve-invierno

Castellfort

La peculiar orografía de este municipio castellonense constituye, en sí mismo, un atractivo turístico sin igual. Como no podía ser de otra manera, no escasean edificios centenarios de singular arquitectura, como las ermitas de la Virgen de la Fuente, San Pedro o Santa Lucía. El grosor de la nieve, que rara vez supera los 5 centímetros, es más que suficiente para otorgar al entorno una pincelada realmente encantadora, ideal para explorar en familia.

Sabemos que nos dejamos muchísimas localidades en el tintero (Onil, Vilafranca, Ontinyent, Jalance, Fredes, Utiel, etc.). Sin embargo, confiamos en que los pueblos Valencia con nieve que hemos seleccionado te ayuden a descubrir su lado más insólito, desconocido y cautivador. Y es que cuando la Costa Blanca y sus alrededores se visten de blanco, su belleza paisajística no conoce límites.

Previous ArticleNext Article
Amparo Miravet es una joven graduada en Comunicación Audiovisual y Traducción y Mediación Interlingüística. Gracias a su ambición profesional consigue todo lo que se propone.