¿Quién no ha sido nunca transportado con las sinfonías de Beethoven, las óperas de Mozart, o las notas de piano de Chopin? ¿Quién no ha sentido la piel erizarse y las ideas volverse locas cuando escucha el libro de verano de Vivaldi? La música clásica tiene eso, un poder capaz de perdurar en el tiempo y que ningún otro arte parece cautivar.

Emplazado entre el Paseo de la Alameda y el antiguo cauce del río Turia, el Palau de la Música es uno de los edificios más representativos y emblemáticos de la ciudad moderna de Valencia, fluyendo música por sus paredes.

El Palau, como se le conoce popularmente, está reconocido y considerado actualmente como uno de los mejores auditorios modernos de Europa y del mundo. Cada año cuenta con más de medio millón de espectadores, poseyendo una acústica extraordinaria, alabada de forma unánime por todos los músicos y cantantes que han tenido la oportunidad de actuar en sus escenarios.

Construido por el arquitecto José María de Paredes, y diseñado por Ricardo Bofilll, el Palau de la Música fue inaugurado en 1987, concebido como una enorme bóveda acristalada integrada en el jardín del Turia que se abre ante él, donde la luz, el agua y la vegetación están armónicamente unidas.

palau de la musica

En cuanto a su distribución, el Palau está compuesto por cinco salas, un vestíbulo y un atrio. La sala principal, y la mayor a destacar, es la Sala Iturbi, una sala sinfónica diseñada para albergar a más de 1800 asistentes. En ella han actuado las orquestas y solistas más afamados del mundo. Más pequeña es la Sala Rodrigo, indicada para la actuación de solistas y música de cámara. Otros recintos son la Sala de Exposiciones, en la que se pueden ver muestras temporales durante todo el año; y las Salas Martín, y Soler y Lucrecia Bori, diseñadas para la realización de congresos.

El Atrio de los Bambús, y el Vestíbulo de los Naranjos, son las antecámaras destacadas por estar convertidas en un invernadero gracias a la bóveda de cristal que cubre el edificio, integrándose con la vegetación de los jardines del río. Todo ello lo hacen un lugar único e idílico para la música.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here