Una de las características de la tierra valenciana es su cocina. Enmarcada en la dieta mediterránea, las frutas, verduras y hortalizas de su huerta, junto a los pescados y mariscos frescos del mar, la convierten en una de las mejores gastronomías del mundo.

El arroz, cultivado desde la época musulmana, es el elemento fundamental de nuestra dieta, empleado en una infinidad de platos, siendo la paella el más conocido internacionalmente. Este plato consiste en un guiso de arroz seco, cocinado en una paella sobre un fuego en leña, añadiéndole pollo, conejo, bachoqueta y garrofón. Aunque existen variedades, esta es la auténtica paella valenciana.

¿Y es que a quién no le puede gustar su sabor? Solo es necesario comer un buen plato de paella en la playa, sintiendo el sol suave acariciarte la piel, y el aroma de la brisa del mar para enamorarte de Valencia.

No obstante, además de la paella Valencia esconde más de 100 platos tradicionales con base de arroz, como por ejemplo el arroz al horno, el arroz a banda con pescado, o el arroz negro con calamares en su tinta. Otro plato tradicional cocinado de manera muy similar a la paella es la fideuá, en la que se sustituye el arroz por un tipo especial de fideos gruesos y hueco, y la carne por marisco.

Si después de comer un buen plato de arroz nos quedamos con un poco de hambre, no hay nada mejor como probar las naranjas y mandarinas valencianas, fruta exportada a todas partes del mundo por su excelente calidad. Sin embargo, si preferimos algo más dulce, la repostería valencia es muy notable debida a la influencia musulmana, encontrándonos con turrones de almendras, rosquilletas o panquemados.

comida tradicional

¿Y qué mejor manera que acompañar todos estos platos, que con una buena horchata valenciana? Esta bebida, hecha a base de chufa, y con denominación de origen, es el refresco típico del verano, y que suele ir acompañado de fartons, también propiamente valencianos.

En definitiva, la cocina valenciana es riquísima, con un abanico gastronómico tan amplio y variado como sus matices, señalando a la ciudad en el mapa culinario.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here