Fiestas y Tradiciones, Pasaporte cultural

Por qué la Plaza de Toros de Valencia es tan popular entre los turistas

Los estadounidenses Orson Welles y Ernest Hemingway o el peruano Mario Vargas Llosa son sólo algunos de los extranjeros ilustres que han manifestado su interés por la fiesta de los toros, que reconoce en la capital valenciana una de sus cunas históricas. De ahí que la Plaza de Toros de Valencia se haya convertido en uno de los grandes referentes entre los aficionados de medio mundo. Por si fuera poco, más de siglo y medio de historia descansa sobre esta construcción, cuyo valor artístico ha sido reconocido por Bellas Artes. ¿Te animas a descubrir todos los secretos que oculta esta plaza de toros?

Con un aforo con capacidad para casi 13 mil asistentes, la Plaza de Toros de Valencia es rincón más codiciado por los amantes de la tauromaquia, pero también entre los turistas con inquietudes artísticas. Construida entre el 1850 y el 1861, esta colosal estructura se enorgullece de haber sido declarada Monumento Histórico Artístico por Bellas Artes, un galardón al alcance de muy pocos.

Para llegar a la Plaza de Toros de Valencia, debemos desplazarnos hasta la Plaza del Ayuntamiento, justo en la Calle Játiva, donde su arquitectura destaca por encima de cualquier edificio. Como venimos avisando, los orígenes de esta plaza se encuentran en el siglo XIX, reconociendo a su ‘padre’ en la figura del arquitecto local, Sebastián Monleón Estellés, responsable tanto del diseño como de la construcción.

Su estilo neoclasicista es ineludible, estando claramente basada en el Coliseo romano y en parte en el anfiteatro de Nimes, con algunas pinceladas propias, como es natural. Entre sus cualidades arquitectónicas, podemos destacar sus 17 metros de altura y 384 arcos exteriores, enmarcados en una estructura de 48 lados, realmente vistosa.

A lo largo del calendario taurino, numerosos eventos se desarrollan en la Plaza de Toros de Valencia, tales como la Feria de San José y la Feria de los Desamparados (ambas en mayo), la Feria de San Jaime o Feria de Julio y la Feria de la Comunidad Valenciana (en octubre). Desde luego, no escasean las oportunidades para iniciarse en este arte milenario y aprender a disfrutarlo.

Museo Taurino, una visita complementaria para los amantes de la tauromaquia

Aunque pueda sorprender, la tauromaquia acumula una larga historia en la capital del Turia, pues desde 1085 se han venido registrando corridas en estas costas. Lo mismo que la Volvo Ocean Race tiene su museo en el Puerto de Valencia, también la fiesta de los toros cuenta con un espacio expositivo en esta ciudad. Hablamos del Museo Taurino, que abrió sus puertas por primera vez en el año 1929. Desde entonces, su colección de objetos, fotografías, carteles y demás han deleitado a visitantes de todas las edades y procedencias.

Aunque pueda sorprender, este museo es uno de los más importantes del territorio español. En su interior pueden admirarse más de 3 mil elementos de incalculable valor histórico, contando además con una biblioteca temática, salas audiovisuales y la posibilidad de realizar tour guiados a la Plaza de Toros de Valencia. Por ello, quienes deseen complementar su visita a esta icónica plaza, no puede marcharse sin antes recorrer las áreas temáticas en que se divide el museo: desde la evolución de la fiesta de los toros, hasta la educación del diestro, los misterios del toro de lidia o el simbolismo que rodea a este espectáculo, entre otros contenidos.

Volviendo a la Plaza de Toros de Valencia, incontables figuras del arte del toreo han dejado una parte de sí en la arena de este histórico recinto, como Francisco Tamarit Chover, Rafael Ponce Navarro, Julio Aparicio Martínez, Curro Romero o Paco Camino, entre muchos otros. Así pues, no faltan razones para dejarse caer por este destino.

Previous ArticleNext Article
Recién graduada en interpretación y traducción. Viajar y practicar deporte son mis mayores pasiones. Me encantan la naturaleza y los àrboles.