Fiestas y Tradiciones, Pasaporte cultural

Descubre el espectáculo, la tradición y la magia en las Fallas de Valencia

fallas

descubre-el-espectáculo-la-tradición-y-la-magia-en-las-fallas-de-valencia

Como cada mes de marzo, la ciudad de Valencia se prepara para recibir una de las fiestas más bellas del mundo y la más importante de cuantas se celebran en las costas levantinas. Hablamos de las Fallas de Valencia, un espectáculo mágico donde el arte escultórico, los fuegos artificiales y las carrozas multicolor configuran uno de esos eventos incomparables que no se olvidan con facilidad. Si aún no la conoces, atrévete a descubrir las maravillas que esconde esta joya del turismo en Valencia.

Cerca de tres siglos de historia descansan sobre estas Fallas —también llamadas Falles o Festes de Sant Josep, en valenciano—, que congrega más de 700 monumentos de gran belleza y calidad artística, sin mencionar a los millones de visitantes que se desplazan a esta tierra para disfrutarlas. Estamos ante un espectáculo único en el mundo, merecedor del sello ‘Fiesta de Interés Turístico Nacional‘, una denominación al alcance de muy pocos.

En su programa de festejos reconocemos un amplísimo catálogo con acontecimientos para todos los gustos. El último domingo de febrero, la Fallera Mayor invita a los miles de valencianos reunidos en la Torre de los Serranos a participar en la fiesta; una propuesta que siempre recibe los vítores y aplausos del público. Con las primeras luces del día, además, la Despertá pone en guardia a todos los vecinos con kilos de pólvora y compases musicales.

Seguidamente asistiremos a la popular Mascletá, momento en que la plaza del Ayuntamiento se convierte en el escenario de un estruendo monumental. Millones de petardos resonarán entonces durante cinco o seis minutos hasta alcanzar los 120 decibelios, nada menos. Y es que la pólvora ocupa un lugar privilegiado en las Fallas, como veremos más adelante.

descubre-el-espectáculo-la-tradición-y-la-magia-en-las-fallas-de-valencia

Ya en marzo las calles y plazas del municipio reciben la esperada Cabalgata del Ninot. Carrozas y muñecos de las distintas comisiones participantes volverán a mostrar el lado más crítico del evento, satirizando a las figuras políticas, económicas y sociales del territorio español, sin olvidarse de los líderes del continente europeo.

Puede sentirse el espíritu democrático y plenamente popular de estas fiestas en el indulto de un ninot o muñeco fallero —ninot indultat—, que los valencianos deciden salvar de las llamas por votación, merced a la calidad, encanto y exquisitez del mismo. Durante La Plantá, a mediados de mes, los falleros deberán madrugar para realizar el montaje de los monumentos que optarán a los distintos galardones de estas fiestas.

Entre el 15 al 19 de marzo los Castillos de fuegos artificialesCastells de focs artificials, en valenciano— llenarán de luz, color y fantasía las noches de Valencia, especialmente durante la celebérrima Nit de la Cremà, auténtico broche de oro de las Fallas.

Durante La Cremá se clausurarán los festejos con la incineración de los monumentos falleros, un acto insólito donde los haya, que reviste una fuerte simbología. De esta manera, de las cenizas resurgirá para la próxima temporada todo el arte y el ingenio renovados de las Fallas, como un Fénix deslumbrante que vuelve a las llamas para renacer.

Una fiesta de larga tradición

Las Fallas valencianas encuentran sus orígenes en la Festividad de San José, cuando los carpinteros del municipio se deshacían de los muebles, herramientas y otros artilugios inservibles levantando una pira en honor de este personaje bíblico. Nuestra tradición, que se remonta al siglo XVIII, no cristalizaría como tal hasta mediados del 1800. Las persecuciones de los festejos populares culminaron entonces con la creación de premios que debían otorgarse a los mejores monumentos falleros.

descubre-el-espectáculo-la-tradición-y-la-magia-en-las-fallas-de-valencia-historia

Con el paso de los años y el crecimiento de la participación ciudadana, las Fallas evolucionarían de forma considerable, adquiriendo una gran complejidad con la adhesión de nuevos elementos, como las agudas sátiras sociales que hoy constituyen la esencia del evento.

Por otra parte, 1901 marcaría un antes y un después, gracias a la asunción oficial de la fiesta por parte del Ayuntamiento de Valencia y a la expansión de la misma por todos los rincones de la comunidad —e incluso más allá del Atlántico, según vemos en las réplicas de Argentina, Ecuador o Canadá.

Las fallas: valor social, gastronómico y tradicional

Muchos han destacado la unidad y la confraternidad que se asientan en el pueblo valenciano durante la celebración de estas fiestas. Cada barrio, cada localidad se mueve entonces como un todo donde las diferencias culturales y étnicas quedan en segundo lugar, y los únicos colores que importan se encuentran a lomos de las carrozas, coronando los cielos de Valencia, para deleite de todos los corazones.

descubre-el-espectáculo-la-tradición-y-la-magia-en-las-fallas-de-valencia-crítica-social

Como no podía ser de otra manera, la siempre exquisita gastronomía autóctona encuentra en las Fallas una carta de sabores muy especial. Los buñuelos de calabaza, los fartons o la incombustible paella valenciana son algunas de las posibilidades culinarias. Para acompañar estas delicias, podemos degustar el Agua de Valencia.

A nadie sorprende que los platos falleros constituyan un importante activo turístico. Nada como dejarse conquistar por las Fallas de Valencia para vivir una experiencia que recordaremos toda la vida.

 

Previous ArticleNext Article
Amparo Miravet es una joven graduada en Comunicación Audiovisual y Traducción y Mediación Interlingüística. Gracias a su ambición profesional consigue todo lo que se propone.