Catedral de Valencia y Basílica de Nuestra Señora de los Desamparados

0
167

EL ENTORNO ARQUEOLOGICO Y MONUMENTAL

La catedral y la basilica de Virgen se hallan ubicadas en el centro de la ciudad histórica, rodeadas de algunos de los edificios mas importantes de las instituciones civiles y religiosas, entre las que destacan el palacio de la Generalitat, sede del gobierno regional, —la Casa de la Ciutat, sede del ayuntamiento, lamentablemente derribada en el siglo XIX—, el Almudin, la Casa Vestuario y el palacio arzobispal, todo ello sobre el emplazamiento y en las inmediaciones del solar que ocupaba el foro de la Valentia romana.

Buena cuenta de ello nos ofrece el Centre Arqueologic de L’Almoina, novedoso espacio museistico ubicado tras la basilica que conserva los restos arqueologicos descubiertos en las excavaciones municipales entre los afios 1985-2005 en el solar de la Pia Almoina, restos que engloban estructuras arquitectónicas, inscripciones, hallazgos ceramicos, numismaticos, ajuares funerarios, maquetas, etc., expuestos con un criterio sumamente pedagogico y evocador, con incorporación de las nuevas tecnologias. El subsuelo arqueologico, que ocupa una superficie de 2.500 m2, conserva vestigios que se fechan entre el siglo II a. C. y el siglo XIV. La ciudad romana de Valentia fue fundada con soldados italicos en 138 a. C. por el consul Decimo Junin Bruto.

De esta epoca se conserva en el Centre Arqueológic de L’Almoina un santuario ligado al culto de las aguas, un horreum y unas termas, de las mas antiguas de Espana (finales del siglo II a. C.), con un incipiente hipocaustum bajo la batiera o alveus, y notables pavimentos ceramicos. Esta primera ciudad fue arrasada por Pompeyo en el ario 75 a. C. Tras casi un siglo de abandono, la ciudad renacio, datando de epoca imperial las dos calles principales, el cardo maximo —coincidente con la Via Augusta, y el decumano mdximo, el ninfeo o fuente monumental, el portico del foro —parcialmente reconstruido— y los edificios pUblicos de su entomb: la curia, donde se reunia el senado de la ciudad, la basilica, dedicada a funciones judiciales y transacciones comerciales, y el aedes augusti, santuario del culto imperial. El templo mayor, posible Capitolio, se ubicaria en el extremo opuesto de la plaza.

Con la caida del Imperio Romano de Occidente sera el cristianismo el elemento catalizador de la vida urbana. Asi, en el siglo VI, ya en epoca visigoda, el obispo Justiniano patrocino un importante programa urbanistico, construyendo el conjunto episcopal, compuesto por la catedral, el baptisterio y un monumental mausoleo cruciforme —adornado con bellos canceles y altar y que alberga el sepulcro del patrocinador, fallecido en 550—, pudiendo visitarse este último en la llamada Cripta de la Cárcel de San Vicente, al lado de la Almoina, conjunto museístico de extraordinario interés también.

A finales del siglo VI, sobre el lugar donde San Vicente había sufrido martirio en 304, se levantó un martyrium con cabecera ultrasemicircular, rodeado de tumbas monumentales. Ya de época islámica, a partir del siglo VIII, datan los restos de las estructuras del alcázar. Conquistada la ciudad por Jaime I, en 1238, se edificó sobre parte del mausoleo visigodo la capilla conocida como Cárcel de San Vicente, que conserva bellas claves góticas y se halla ubicada junto a una hermosa casa modernista de 1906, del arquitecto Manuel Peris Ferrando. En el entorno se alzan, asimismo, el Almudín —almacén de grano construido a partir del siglo XIV—, el palacio arzobispal, con monumental fachada (1941-1946)) de estilo regionalista debida al arquitecto Vicente Traver, y el Museo de la Ciudad —albergado en el palacio del Marqués de Campo—, con interesantes colecciones arqueológicas y artísticas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here